El tema de los NFT’s estuvo en las notas de la semana pasada, tal vez el aburrimiento sea parte de lo que ha generado tanto “hype” al respecto. Para mí es difícil digerir el que pagues dinero por este tipo de lo que llamaré “licencia”. El NFT es al final del día un conjunto de bits que denotan que eres el propietario de un bien probablemente digital, pero el bien puede seguir circulando digitalmente, es decir, el NFT no impide la copia del artículo digital, solo demuestra que tu eres el dueño. 

Probablemente a los inversionistas y coleccionadores de arte les ha ido muy bien económicamente en la pandemia, o el aburrimiento ya los tiene desesperados para gastar en este tipo de “instrumentos”, para mi es exuberancia. Para algunos esto es parecido a las piedras mascota de los 70’s. Un ejemplo de NFT’s son los CryptoKitties. Aunque desde otro punto de vista, podríamos considerar a los NFT una forma de contrato digital o derecho de propiedad digital. Los NFT están basados en el estándar ERC-721.

Formalmente son tokens criptográficos únicos que existen en una cadena de bloques y no pueden ser replicados. Pueden ser usados para representar artículos del mundo real como obras de arte o bienes raíces. El “tokenizar” estos activos tangibles les permite ser comprados, vendidos y ser comerciados de manera más eficiente reduciendo la probabilidad de fraude. Los NFT’s pueden ser usados para representar identidades de personas, derechos de propiedad y más. 

Los tokens no fungibles o NFT son activos criptográficos sobre una cadena de bloques con códigos de identificación únicos y metadatos que los distingue entre ellos. A diferencia de las criptomonedas, no se pueden negociar ni intercambiar en equivalencia. Los tokens fungibles como las criptomonedas, son idénticos entre ellos y por lo tanto pueden ser usados como un medio para transacciones comerciales.

Al final del día, lo más parecido que he encontrado en mi mente al concepto de pagar por un NFT es el pago por una licencia de software, claro que la licencia no denota que eres dueño del software, sino que tienes derecho de uso de esa licencia, por lo que no es similar el concepto, pero cuando menos puede servir para tratar de entender algo. Como dijo un amigo, “estas cosas me hacen sentir viejo y pobre”, coincido con él.

Pueden seguir dándole vueltas para tratar de entender el tema aquíaquí y aquí, pero si no terminan de entenderlo, no se preocupen, no están solos

Para algunos los NFT’s son parte del futuro (no solo del arte digital, sino también en otras áreas, como el “metaverse”), para mí, simplemente son una curiosidad tecnológica de la que debemos estar al tanto, entender la tecnología subyacente (como lo he dicho hace tiempo para Bitcoin respecto a su tecnología subyacente), experimentar y pensar en algunas aplicaciones adicionales ya que al final del dia es un concepto disruptivo, tan disruptivo (como las criptomonedas), que es difícil de entender.

Por cierto, si quieren invertir en propiedades virtuales, bajo el concepto de NFT’s, bueno, aquí está esto (gracias, Mario Flores).

Claro que ya hasta hacer un NFT para el primer número de BitCasting me pasó por la mente. Que disfruten de un excelente y no fungible miércoles estimados lectores.

BitCasting es posible gracias a Insight Level y CITI Value in Real Time.
 
El número del día de hoy es patrocinado por Squid

Art by Beeple

Author

David Treviño

Chief Technology Officer at CITI Value in Real Time.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *