La voz

Buenos días queridos lectores, con este titular no me refiero al programa de TV en donde participan aquellos que quieren llegar a ser “La voz”.

Me refiero a la herramienta hoy de moda para interactuar con los dispositivos. Para algunos este es el futuro, por ejemplo, ayer Google y Walmart anunciaron una alianza para competir con Amazon en donde el entender la voz será, de acuerdo a las empresas, la diferencia.

El tema desde el punto de vista tecnológico tiene sus cosas muy interesantes, como ya se dio cuenta Samsung con su asistente Bixby que por ahora solo entiende coreano e inglés (que se tardó soportar), aunque ayer ya se lanzó para 200 países.

Por ejemplo, Microsoft anunció que su sistema de reconocimiento de voz llega a un nuevo hito (a veces la palabra me suena a hipo, pero eso no entra aquí) de exactitud al igualar al de un transcriptor humano profesional (una tasa de error de 5.1%). Sin embargo, la empresa reconoce que todavía es difícil reconocer acentos y estilos de hablar diferentes y no se desempeña bien en condiciones de ruido. Además de que todavía falta para que entiendan el significado de lo que se dice.

La realidad es que el reconocimiento de voz, aprendizaje automatizado, profundo e inteligencia artificial pueden ser una gran combinación.

Sobre todo, en actividades que impiden que escribamos con teclados o dispositivos. Por ejemplo, en los sistemas de manos libres en los autos o cuando eres mesero y necesitas recordar lo que tu consumidor prefiere en un restaurant de lujo (que, por cierto, no se para que te piden registrar la mesa a tu nombre al darte la mesa, ya que ni te conocen y probablemente ni les interesa conocerte).

La tecnología de reconocimiento de voz ha tenido varias olas y no es algo nuevo (de hecho, los “pininos” en este tema se hicieron en los Bell Labs en 1952), pero recientemente los temas de aprendizaje profundo y big data han beneficiado a este campo.

A media que pongamos en silicio más tecnologías de IA y mejoremos los temas de comunicación inalámbrica creo que las interfaces solo pueden mejorar.

Así que a nuestro teléfono tendremos que acostumbrarnos a hablarle.

De hecho, viendo iOS 11 y Android 8.0 Oreo, no veo nada que valga la pena, más que mejoras en la manera de controlar las notificaciones y la configuración (es cierto actualizaré todos mis teléfonos con las nuevas versiones) pero creo que los smartphones ya llegaron a su punto máximo y algo se tiene que hacer con ellos para que tengas ganas de cambia el que ya tienes (a lo mejor ya me hice viejitín, ya que no tengo ni ganas ni intenciones de tener modelos más recientes de los Samsung o de los iPhone).

El otro tema al que le están apostando las empresas de tecnología es al de la Realidad Virtual y Aumentada, ambos tienen el potencial de cambiar la manera en que jugamos con la tecnología y creo que tendremos un “boom” de estos dispositivos, personalmente como uso lentes no me llama mucho la atención, pero bueno. Ya Lenovo lanzó equipos especiales para gamers con este fin de la Realidad Virtual. Y viendo todo el tema de los eSports creo que el entretenimiento digital de este tipo seguirá creciendo y creciendo. Sólo vean lo que Formula One acaba de anunciar.

Los otros temas que creo tendrán un buen futuro son los de las baterías y el reciclado de dispositivos, que cada vez tendremos más y algún día los tendremos que desechar.

En fin. Que tengan un muy buen día. Nos leemos la próxima semana.

David Treviño CITI Value in Real Time

DAVID TREVIÑO
Chief Technology Officer

Deja un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>